Search

ArabicCatalanChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanHebrewHindiItalianJapaneseKoreanPortugueseRussianSpanishYiddish

29 February, 2016

Inhibidores de la bomba de protones: efectos adversos

Chemical structure of clopidogrelChemical structure of clopidogrel (Photo credit: Wikipedia)
Fuente: Boletin de Farmacos. 
Inhibidores de la bomba de protones. Efectos Adversos. (Adverse effects associated with proton pump inhibitors)v
Schoenfeld AJ, Grady D.
JAMA Internal Medicine, 11 de enero 2016:1-3
http://www.sietes.org/buscar/cita/99958
Excelente revisión sobre la investigación observacional sobre efectos adversos de los IBP. En la tabla siguiente los autores incluyen los metanálisis recientes que les han parecido de mayor calidad sobre el riesgo de nefropatía aguda y crónica, efectos cardiovasculares (interacción con clopidogrel), hipomagnesemia, infección por C difficile y fracturas por fragilidad.
Los autores ponen en duda que la relación de causalidad entre la exposición a IBP y un incremento de la morbimortalidad cardiovascular en pacientes que reciben doble antiagregación plaquetaria sea un efecto real. Los metanálisis de estudios observacionales han sugerido un incremento del riesgo, pero los metanálisis de ensayos clínicos los han desmentido.
Los autores concluyen que las pruebas disponibles indican que el uso de IBP se asocia a un incremento del riesgo de nefropatía aguda y crónica, efectos cardiovasculares (interacción con clopidogrel), hipomagnesemia, infección por C difficile y fracturas por fragilidad. Se debe tener prudencia al prescribir estos fármacos a pacientes con riesgo elevado de estas patologías. Dada la asociación con nefropatía e hipomagnesemia, los autores sugieren que probablemente se deben vigilar la creatinina y el magnesio en suero en los pacientes expuestos, sobre todo los que usan dosis altas.
Citan los antihistamínicos H2 como posibles alternativas a los IBP para los pacientes con factores de riesgo de los efectos adversos citados (función renal al límite, antecedentes de estas patologías, factores de riesgo de caída y fractura, etc.).
Prosiguen: “Dadas las pruebas de que el uso de IBP se asocia a numerosos efectos adversos, recomendamos que pacientes y clínicos discutan los efectos beneficiosos y los riesgos potenciales de la toma de IBP, antes de su prescripción. En pacientes con enfermedad sintomática por reflujo, enfermedad ulcerosa y dispepsia grave es probable que los efectos beneficiosos de los IBP superen los riesgos. Sin embargo, para síntomas menos intensos y para prevenir la hemorragia en pacientes de riesgo bajo, los daños potenciales pueden superar los efectos beneficiosos. Un gran número de pacientes toma IBP por razones poco claras, a menudo síntomas remotos en el tiempo de dispepsia o “quemazón” hace tiempo que cesaron. En estos pacientes se debe detener el uso de IBP, y determinar si necesitan tratamiento sintomático.
[No se hace referencia a la duración del tratamiento, que es importante por lo menos para el riesgo de fractura y para la hipomagnesemia. Tampoco se dice que el uso de dosis del doble de las recomendadas esté justificado con pruebas de ensayos clínicos.]

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...